EL SECTOR LOGÍSTICO TRANSPORTA LOS CIMIENTOS DEL MAYOR ESFUERZO DEL SECTOR SANITARIO CONTRA ESTA PANDEMIA

Por Recamasa 08.04.2020

A un desafío descomunal, una respuesta inédita. Los hospitales de campaña, una macro herramienta en la lucha contra el coronavirus.

Si algo podemos sacar en claro de estos momentos es que la implicación, el esfuerzo y la solidaridad está creciendo en la misma proporción que la pandemia que este 2020 nos ha tocado vivir. Desde todos los sectores económicos y sociales surgen iniciativas que dejando a un lado la actividad habitual, muchas veces limitadas en pro de la salud y el bienestar común, se vuelcan con todos aquellos a los que el COVID-19 está afectando especialmente.

Uno de los mejores ejemplos de esta solidaridad transectorial y esfuerzo colectivo se refleja en la descomunal empresa de construir grandes hospitales de campaña que autoridades y fuerzas armadas están poniendo en marcha para absorber al mayor número de pacientes posibles y dar un respiro a las hasta ahora congestionadas UCIs de los hospitales.

Estos macro complejos que se están instalando en donde antes se realizaban ferias internacionales de la talla de FITUR, Mobile World Congress o SIL, o referencias en el mundo de la moda, como la Pasarela Cibeles. Es el caso de IFEMA o el recinto Fira de Barcelona, que se están transformando para realizar un tipo de actividad muy diferente a las que se solían dejar ver por sus pabellones, pero mucho más importante y trascendental para nuestro futuro como sociedad.

Las instalaciones que se están levantando en su interior poseen unas dimensiones que muchas veces quitan el aliento. Sólo en Madrid, se espera que IFEMA acoja 5.500 camas extra, además de todo el material y la necesaria infraestructura para desempeñar en las mejores condiciones la prestación del servicio sanitario. Y aunque en una dimensión menor, las cifras se repiten en Cataluña, Aragón, Asturias, Valencia, Canarias y en casi todas partes de España. 

Y ante los desafíos, la respuesta de un sector que trabaja contra viento y marea con la salud de todos como bandera.

Y aunque suena prometedor, este programa llevado a cabo en un momento en el que Sistema Nacional de Salud se encuentra al límite, no está exento de desafíos. Y es que la macroestructura sanitaria que en estos momentos se levanta, necesaria a todas luces para mantener la lucha, además de requerir un esfuerzo humano sin precedentes, demanda una gran cantidad de suministros que hacen muy complicada su adquisición y transporte si son únicamente las autoridades, encargadas de gestionar esta pandemia, las que hacen frente a su consecución.

Pero ha sido en este punto donde, en nombre de esa solidaridad que recorre durante estas semanas la conciencia de todos los actores sociales, multitud de empresas, muchas de ellas provenientes del sector de la logística y el transporte han puesto su expertise, detrás del cual hay en algunos casos más de un siglo de historia, al servicio de la salud y de las vidas de todos los españoles.

Tal ha sido el caso de compañías como COFARES, especializada en la distribución de medicamentos, que ha añadido el macro-hospital de IFEMA a su cadena de distribución, donde está realizando dos servicios diarios. O de las cuatro compañías transportistas Lógica Aranda, Janocargo, Transportes Insausti, y Arcese que se han encargado de trasladar, contrarreloj, los depósitos de oxígeno necesarios para poner en marcha el hospital de IFEMA, recorriendo los más de 1500 km que separan las ciudades de Metz (Francia) y Guadalajara, donde estas cisternas debían ser rellenadas.

Tampoco podemos dejar de mencionar a todas aquellas empresas, que, aunque no presten su servicio de una manera tan directa como las anteriores a la puesta en marcha de estos centros, están trabajando para traer a nuestro país todo el material sanitario necesario, material cuyo destino último se encuentra muchas veces en estas instalaciones.

Uno de los mejores ejemplos en este sentido ha sido la apertura del llamado Corredor Aéreo Sanitario con China, una iniciativa conjunta del Grupo Oesía, Iberia y la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), en colaboración con el gobierno, para facilitar la llegada a nuestro país de productos sanitarios como respiradores, mascarillas, guantes, pantallas protectoras u otros muchos productos necesarios para combatir la enfermedad.

Una Semana Santa para celebrar el músculo colectivo que está aplanando la curva de esta pandemia.

Desde el inicio de esta crisis ha quedado claro que el papel del sector del transporte y la logística iba a jugar un papel clave. El transporte y la distribución de multitud de mercancías compuestas por productos de primera necesidad para todos los sectores económicos y para los propios ciudadanos era una conditio sine qua non para poder plantarle batalla a esta pandemia. Pero la actividad de las compañías de esta industria ha ido más allá y ha mostrado una solidaridad nunca vista.

Los últimos datos nos indican que lo peor de la pandemia parece estar pasando y que hemos dejado atrás los peores momentos. Seguiremos haciendo sacrificios, todos, en común, como continuar el confinamiento en un periodo vacacional como la Semana Santa, en el que al margen del sentimiento religioso que cada uno podamos sentir, aprovechábamos para viajar, para ver a nuestros seres queridos o simplemente para disfrutar de nuestras ciudades. Aún así, parece que celebraremos, de otra manera sí, pero celebraremos que gracias a profesionales y acciones como las que han sido nombradas en todo este artículo estaremos mucho más cerca de retomar nuestra vida normal y de dejar en nuestras historias personales, en las de cada uno, una experiencia que nos está marcando profundamente pero que a la vez nos está haciendo más fuertes y más conscientes de lo que todos, dejando nuestras diferencias a un lado, podemos hacer conjuntamente.

El sector de la logística bombea sin cesar en la lucha global contra el coronavirus

Por Recamasa 19.03.2020

Un reto sin precedentes para la logística global.

Parecía que la guerra comercial se estaba convirtiendo en el peor dolor de cabeza para sector de la logística cuando a principios de año un nuevo terremoto hizo su aparición en el otro extremo del mundo.

El COVID-19, un nuevo tipo de coronavirus tardo poco en gripar a la hasta ahora incombustible locomotora china y sus efectos se hicieron sentir por todas partes. Junto a las noticias que llegaban sobre restricción de movimientos y confinamientos masivos, además del dramático crecimientos de víctimas de lo que la OMS ya ha catalogado como pandemia global, las principales vías de transporte y suministros del mundo empezaban a verse afectadas.

Y ahora, mientras los habitantes de Shanghái, Pekín o Nankín empiezan a salir a la calle celebrando la agridulce victoria sobre el virus, el escenario se ha trasladado al Viejo Continente que, con más de 51.000 infectados, se ha convertido en el principal foco del COVID-19. Desde el norte de Italia, los países europeos estamos siendo testigos uno tras otro de una situación que hace un mes veíamos a través de las páginas de periódicos o en las ediciones de los telediarios.

Más información

MUJERES EN LA LOGÍSTICA: RETOS, CONQUISTAS Y DIVERSIDAD ANTE UN SECTOR EN PLENA TRANSICIÓN

Por Recamasa 06.03.2020

El próximo 8 de marzo se celebra en la mayoría de los países del mundo el Día Internacional de la Mujer. La jornada conmemora la marcha de 15.000 trabajadoras por las calles de Nueva York hace más de 100 años para exigir los mismos derechos que sus contrapartes masculinas. Fue uno de los primeros actos de reivindicación de la igualdad de género en el trabajo y sirvió como pistoletazo de salida a una conciencia que se ha ido forjando hasta este mismo día. Desde ese momento, el siglo XX y especialmente el XXI han sido testigos de cómo el papel de la mujer en la sociedad y sobre todo en el mercado labora se ha ido incrementando tanto en volumen como en relevancia. Sin embargo y pese a las conquistas, el fantasma de la desigualdad sigue planeando por todas y cada una de las facetas del día a día de las mujeres y especialmente, el entorno de trabajo sigue siendo aún hoy en día un hueso duro de roer.

Más información

La logística del futuro también se escribe en términos de seguridad para sus empleados

Por Recamasa 27.02.2020

Inmediatez en el sector de la logística: Un frenesí que aumenta los riesgos en el sector.

El sector logístico vive momentos frenéticos. Globalización, digitalización y e-commerce, omnicanalidad y disponibilidad. La impaciencia de los consumidores ha crecido de forma paralela a la transformación del sector, disparando hasta límites insospechados la actividad de toda la cadena logística.

Almacenes entre las cuerdas, carretillas danzando de un sitio a otro cargadas de paquetes, operarios al borde de un ataque de nervios por los que pasan entregas y devoluciones que en algunas ocasiones se cuentan por miles al día, como el caso de la ya famosa Peak Season, que en nuestro país se extiende desde el importado Black Friday hasta la ya tradicional Noche de Reyes y las más tradicionales (si cabe aún) rebajas de enero.

En definitiva, vivimos en la era de la inmediatez. Una palabra que si se combina con los diferentes pasos de la cadena logística por los que un producto llega desde su punto de origen a su destino puede conllevar un alto riesgo para todas esas personas que trabajan en los centros de almacenaje aupando y bajando paquetes, conduciendo carretillas elevadoras o en labores administrativas (nadie está libre de una lluvia de paquetes o de un atropello fortuito).

Más información

LOGISTICA VERDE Y HUBS URBANOS: CUANDO RAPIDEZ, EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD VAN DE LA MANO

Por Recamasa 30.01.2020

Un sector que empieza a moverse al son de la cuenta atrás.

 

El impacto de la digitalización ha acelerado la secuencia de actos que componen la cadena logística, sobre todo en la parte más cercana al cliente final, la conocida como última milla. Nuevos plazos para un comprador más impaciente que demanda en su pedido on-line una velocidad casi similar (y perdón por la exageración) a la que experimenta en un establecimiento físico. Mirar, elegir, comprar y poder disfrutar del producto lo antes posible.

El e-commerce ha revolucionado los tiempos de espera y ha postrado a todo un sector a la tiranía de las agujas del reloj. Según el medio Ecommerce News, a día de hoy el tiempo medio de entrega se sitúa en torno a 3,2 días y si bien un 82% considera un mínimo aceptable de 5 días, ya hay un 15% que se desquicia cada vez que su pedido tarda más de 24 h en llamar a la puerta y un 30% que estaría dispuesto a hacer un desembolso adicional si sus pedidos pudiesen llegar antes.

Más información

La logística de la navidad: un trineo impulsado por la tecnología

Por Recamasa 30.12.2019

La navidad es una fecha señalada en el calendario de casi todas las personas; es una época de reencuentros, reuniones familiares, comidas con amigos… pero también de compras de última hora. Y es que, ¿Quién no ha confiado nunca en un servicio logística esperando que sus regalos del día antes lleguen justo a tiempo para la navidad?

Más información